Exponerse al sol sin la protección adecuada para la piel es un riesgo para la salud. Los problemas abarcan desde quemaduras o arrugas, pasando por manchas crónicas, hasta cáncer maligno de piel.

Además los riesgos no sólo se presentan a nivel de la piel, ya que la intensidad solar puede provocar cataratas en los ojos.

Recuerde que el bronceado es una defensa de la piel y del cuerpo frente a los rayos del sol, pero la sobrecarga puede terminar destruyéndola.

solar

Personas de mayor riesgo de sufrir quemadura solar

  • niños
  • personas con la piel blanca
  • personas con multitud de lunares en la piel
  • antedecentes de cáncer de piel
  • exposición intensa durante la infancia
  • personas ancianas

 

Cómo actuar ante una quemadura por exposición al sol

  • Aplique sobre la zona paños húmedos y fríos con el fin de hidratarla. Hágalo varias veces al día durante diez minutos cada vez. También aliviará el dolor y el calor.
  • Aplíquese a continuación una crema o loción hidratante, mejor en gel, de aloe vera.
  • No reviente ni manipule las ampollas si aparecieran.
  • Si el dolor es intenso pruebe a tomar analgésicos como paracetamol o ibuprofeno. No es recomendable administrar aspirina a los niños sin consejo médico.

 

Prevenir las quemaduras solares

Debe protegerse también dentro del agua, sobre la arena bajo una sombra, en la montaña o en la nieve, ya que el sol se refleja en estas superficies y rebota sobre su piel.

Utilice protectores que contengan factores de protección a radiaciones ultravioleta A y B. El número deberá estar entre el 15 y el 30. Aplíquelos media hora antes de exponerse al sol. Repita cada dos horas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí