Los pacientes con diabetes tipo 2 que tienen un control deficiente de la glucosa se ​​enfrentan a un aumento significativo del riesgo de fractura a pesar de tener una elevada densidad mineral ósea (DMO), según un informe de investigadores de los Países Bajos.
Los hallazgos refuerzan la necesidad de reevaluar el control de la salud de los huesos en personas con diabetes tipo 2, especialmente si su enfermedad no se controla adecuadamente.
Además, los investigadores sugieren que un indicador más detallado del control de la glucosa (como las mediciones de HbA1c), en lugar de la simple presencia o ausencia de diabetes, puede ser necesario para una evaluación precisa del riesgo de fractura.

diabetesyhuesos

Estos análisis sugieren que los pacientes con control glucémico insuficiente tienden a sufrir más fracturas que cuando la diabetes está bien controlada.
La relación entre la enfermedad mal controlada y el riesgo de fractura se mantuvo después de ajustar varios factores, incluyendo el uso de la insulina y otros medicamentos antidiabéticos.

La evaluación de la salud de los huesos debe ser una parte integral del seguimiento de los pacientes diabéticos, ya que corren el riesgo de fractura incluso sin un diagnóstico de osteoporosis u osteopenia.
Además, la ausencia de cualquier forma de pérdida de masa ósea fisiológica en forma de alta densidad mineral ósea sostenida en pacientes con diabetes tipo 2 puede reflejar una complicación esquelética por un metabolismo de la glucosa inadecuadamente controlado.

Uno de los próximos pasos es buscar de forma prospectiva en los patrones de cambio a través de las mediciones de DMO longitudinales y los marcadores de resorción ósea en relación con el control de la glucosa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here